Carlos I crea la infantería de marina al asignar de forma permanente a las escuadras de galeras del Mediterráneo las compañías viejas del mar de Nápoles. Su hijo, Felipe II, creará el concepto actual de fuerza de desembarco