007, al servicio de la Reserva Voluntaria

05/06/2020

La pandemia ha retrasado el estreno de la última película de la saga Bond, Sin tiempo para morir. Previsto para el pasado mes de abril, sus productores han decidido aplazarlo a noviembre, por lo que habrá que esperar a que el comandante Bond, de la Royal Naval Volunteer Reserve, nos deleite con sus nuevas aventuras.

La Royal Naval Volunteer Reserve

La RNVR fue fundada en 1903. Tras su absorción por la Royal Naval Reserve (RNR), creada en 1859, hoy sus miembros pertenecen todos a esta última. Los reservistas de la RNR han participado, en la Primera Guerra Mundial, en la Segunda Guerra Mundial, en Afganistán y en Irak, entre otros despliegues y operaciones.

Dispone actualmente de 15 unidades, unas en tierra y otras basadas en plataformas navales. Cuenta, asimismo, con un brazo aéreo.

En sus filas han servido personas de todo tipo: marinos mercantes, periodistas, cirujanos, actores e, incluso, exploradores de la talla de Ernest Shackleton.

También han tenido su papel como personajes de ficción, como es el caso de James Bond. Su presencia en novelas y películas viene dada por la pertenencia de sus autores a esta rama de la Royal Navy.

Ian Fleming, reservista y espía

El creador del personaje de James Bond, Ian Fleming, tuvo una juventud movida. Muy influenciada por su madre, tras la muerte de su padre en la Primera Guerra Mundial, pasó por multitud de escuelas y universidades dentro y fuera de la Gran Bretaña. También estuvo en la Academia Militar de Sandhurst. Sin embargo fue incapaz de centrar una carrera profesional, aunque su paso por estas instituciones y varios países, lo dotó de habilidades necesarias para ser el perfecto “buscavidas”.

Al comienzo de la Segunda guerra Mundial fue reclamado por el Almirantazgo británico, en su condición de reservista voluntario, pasando a la División de Inteligencia Naval. Su primera misión fue hacerse cargo de la Operación Goldeneye, que reuniría información sobre las relaciones entre Franco y Hitler en relación con la posible invasión de Gibraltar.

Aunque sirvió de título para una novela y su posterior versión cinematográfica, ésta fue escrita por John Gardner, tras la muerte de Fleming. No obstante, Fleming llamó así a su casa en la isla de Jamaica, donde escribió varios títulos de la saga Bond.

Más operaciones

Goldeneye no sería la única operación en la que trabajaría Fleming. También fue el creador de la Unidad de Asalto 30, una unidad de comandos especializada en reunir información de inteligencia tras las líneas enemigas.

Posteriormente, participó en la T-Force (Target Force), una unidad creada para proteger información y personas con interés militar, según los aliados iban avanzando por Europa. Esto incluyó la captura de importante información sobre los cohetes V-2 y el caza a reacción Messerschmitt Me 163 Komet.

Tras la guerra

En 1945, Fleming fue desmovilizado aunque siguió perteneciendo a la Royal Naval Volunteer Reserve hasta 1952.

Entre los años 50 y 60 desplegó toda su actividad literaria, escribiendo hasta 14 novelas de la saga Bond y una colección de pequeñas historias basadas en este personaje, además de otras novelas y libros con temáticas ajenas al espionaje.

Fleming murió en 1964.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Actividades

¡No hay eventos!

Noticias

Ir al contenido

Esta web utiliza cookies de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando o se desplaza por el sitio web, acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar